17.3.11

Amar serenamente

Amar serenamente, sin angustias,
sin esa gravedad escandalosa
que arrastra en sus bolsillos flores mustias
y la obsesión por escribir la rosa.
Amar como quien toma desayuno
(un poco de café, leche, tostadas)
sin ese afán de todos o ninguno
que llevan las pasiones incendiadas.
Amar con ilusión (y sin tragedia),
con cierta lealtad (sin fanatismo),
sin formas de manual ni enciclopedia,
con un toque de humor y de egoísmo.
Amar con un amor torpe y mundano;
un amor de verdad, simple y humano.