11.3.11

Un soneto de amor

Decirlo con las frases repetidas
a través de los tiempos, los lugares,
por la gente común, por los juglares
que hicieron inmortales tantas vidas.

Usar esas palabras conocidas:
espalda, dedos, pie, besos, lunares,
caderas, emoción, versos, cantares;
tan ignoradas ya, de tan sentidas.

Poner las ilusiones en la mesa,
dejar el corazón a su compás
correrle a la ambición de la sorpresa.

Tratar de agradecer lo que me das
y escribirte contento, mi princesa,
un soneto de amor, y nada más.