17.2.11

Helena, la de Troya

Helena, la de Troya (lo lamento),
fue tan solo una excusa, una jugada
de Agamenón, que tuvo claro el cuento
de la preciosa tonta secuestrada.
Si Menelao, el célebre cornudo,
fue parte del budín, no hay gran certeza;
se conoce que Paris, ¡qué suertudo!,
la tuvo fácil sin tener cabeza...
Si Príamo lo supo (el entripado)
seguro se curó de cualquier duda
al ver a Helena (¡viejo entusiasmado!)
nadando inútil, húmeda y desnuda.
Homero (by the way) dicen que dijo
que el padre fue a pescar antes que el hijo...