18.4.14

Morir

[escuchar el soneto]

Morir tiene patillas, voz gastada,
rostro de criminal arrepentido,
mañanas de no sé, temor al ruido
y un cuchillo ritual, que no hace nada.

Sufre de picazón y, en la emboscada,
llora y se porta mal, incendia el nido,
cumple con su deber sin un quejido,
devora -tierra y sal- nuestra ensalada.

No le gusta decir amargas nuevas,
pero le toca hacerlo, ¡vaya suerte!
Prefiere las montañas y las cuevas

antes que al brusco mar, anciano y fuerte.
Morir, no te lamentes cuando lluevas,
que aún nos queda sed para tu muerte.