19.2.11

Fuera bueno

Fuera bueno que fuera que los niños
rieran sin temor en las ventanas,
que la rosa cubriera los fusiles
y el viento disolviera la metralla.
Que a los golpes de amor se hiciera inútil
la punta miserable de la espada
o que las risas dulces de los viejos
distrajeran los rumbos de las balas.
Que un caballero para serlo fuera
enemigo del plomo y de la daga,
que, confundidos, todos los misiles
dejaran de servir, como si nada.
Fuera bueno que fuera que los hombres
fueran de nuevo de la especie humana.